Clausura del Año Santo de Gracia-Poveda

A las 12:00 horas del pasado 30 de octubre, daba comienzo la solemne celebración eucarística para la clausura de el Año Santo con motivo del ciencuenta aniversario de la coronación canónica de la Virgen de Gracia y el siglo de la fundación de la Institución Teresiana por San Pedro Poveda.

A Cristo lo adoramos en la Eucaristía divina, lo veneramos en sus imágenes y en tres signos habituales: el altar, el evangeliario y el cirio pascual. Muy raramente en un cuarto signo lleno de profundidad: la Puerta Santa, que abre y cierra cada jubileo en las basilicas romanas y en muy pocos y escogidos templos de la cristiandad. En el capitulo 10 del Evangelio de San Juan, Cristo dice: “YO SOY LA PUERTA”. Cada Puerta Santa Jubilar es el signo de Cristo que quiere hacernos entrar en Él.

El obispo de Guadix representando a Cristo como cabeza de la Iglesia, fue el último de los peregrinos en arrodillarse a orar, acompañado por una parte del clero concelebrante en la solemne misa. Cada gesto litúrgico de la celebración, escondía tras de sí una significación llena de la hondura más hermosa de la fe cristiana.

La participación de los fieles en la procesión de ofrendas, con un ramo de rosas multicolores, quiso significar la varipinta asamblea que durante 365 días ha ido desfilando sucesiva y simultáneamente por el Templo Jubilar: todavía en la celebración de la clausura estaban presentes, desde Toledo, la hermandad de la Santísima Virgen de la Estrella, desde Madrid, Murcia y Almería, una numerosa representación de la Asociación de la Divina Misericordia y desde el propio Guadix, el pleno de la Asociación de la Medalla Milagrosa, además de las hermandades de las cuevas: Gracia, Fátima, Descendimiento, Estrella y Pasión y Rosario.

La responsable de zona de la Institución Teresiana, Mercedes Robles, se unió al agradecimiento episcopal por tanta colaboración en todos los actos del Jubileo, destacando la recibida por el pleno de la corporación municipal cuya totalidad de grupos políticos, se adhirió a los actos del Año Santo con una moción unánime y cuyo alcalde hizo entrega a la Santísima Virgen de Gracia del simbólico bastón de mando de la ciudad.

Se ha cerrado la Puerta Santa pero Cristo bendito, puerta de toda santidad, continúa abierto para todos los fieles que se acercan a esta “cueva excavada como un pozo inagotable de la misericordia de la Virgen de Gracia”. Este santuario os sigue convocando a vivir la grandeza de los amores que aquí se respiran, María Santísima y San Pedro Poveda como referentes inequivocos del amor de Cristo que nos mira desde los brazos de su Madre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s